16/4/16

Poema de Elena Eyheremendy


“Danos  la  mano”

Dolor mío, dame la mano; ven para acá.
Charles Baudelaire

Es  muy  posible
que  el  amor  y  el  dolor  nos  sean  acaso
casi  absolutamente  improferibles.
Pero  entretanto
    la  noche  del  Funámbulo  camina
    por  oscuros  pasillos
    que  a  menudo  alumbran
    los  sencillos  quatrains  de  Péguy:
                    «Pena, sola querida
                         Hasta que amanezca,
                     Tómame la  mano
                         En mi gran miseria. » 

“Oh  pena  sola  madre” / dicen
y  en  el  silencio  de  esos  corredores
la  boca  de  la  Noche  teje  mantas
sobre  tu  Corazón.
  Muy  al  revés  de  aquellos
  que  son  tan  Lobos  o  están  tan  ahítos
  que  ya  no  saben  cómo  dejar  de  atentar
   contra  tu  costado  vulnerable:
        Como  si  toda  musicación  de  una  tristeza
       al  ofrecer  cobijo  aun  al  más  áptero  corazón
    adormilado / a  un  tiempo  atara  piedras  al  sollozo
                         de  los  Equilibristas.

Por  eso / vos /
que  conmigo  hierves  y  mascas  hierbas
y  tisanas  y  volverás  mañana
a  roer  grávidos  cakes
           mientras  tu  artesa  distraída  amase
           nuevas  hostias  del  hambre
           de  la  guerra  incesante
           y  sus  miserias
                      / vos / entretanto
                     / vos / confinado
                    Corazón / dinos  que  existes:
                    Danos la  mano.


© Elena Eyheremendy

6 comentarios:

Blogger Gustavo Tisocco ha dicho...

Diagramado lo mejor que me deja blogger Elena, abz.

16 de abril de 2016, 11:16  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Extraordinario Elena, este poema que habla del dolor humano, de la "guerra y sus miserias". Y un final hacia una esperanza:el corazón.
Un beso!
Amalia M.Abaria

16 de abril de 2016, 14:53  
Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

Con sus notorias —para mí— dificultades de comprensión, sin embargo, lo aprehendo.

Valoro el esmero de Gustavo: aunque no por experiencia propia, sé cuánto laburo demanda a veces entendérselas con las herramientas o recursos que ofrecen los Servidores.


rolando
*

16 de abril de 2016, 15:17  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias, Gustavo, por esta nueva publicación y la muy sensible imagen. Sabés que anduve "sin compu" varios días e intenté varias veces agradecerte desde el celu: por lo visto hasta ahora no has tenido noticias mías. Tu blogg está cada vez más hermoso. Te felicito por tu esfuerzo y sus frutos. Prometo facilitar tu trabajo de búsqueda: Sos un genio! Un abrazo enorme, Elena S. Eyheremendy

24 de abril de 2016, 15:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias, Amalia, por tu comentario, que valoro mucho. Éxitos con tu nuevo libro Breves Azules! Abrazos de Elena S. Eyheremendy

24 de abril de 2016, 15:05  
Anonymous Beatriz Minichillo ha dicho...

Bellísimo poema, Elena, lleno de música y sensibilidad

30 de abril de 2016, 16:08  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal