25/3/16

Poema de Teresa Gerez


IRONÍA

“Sean eternos los laureles/que supimos conseguir”

Elegí la mortalidad
no los laureles
se los dejé a Dafné
que escapaba de los dioses...

Yo me dejé alcanzar
y con una vuelta de llave
fui valija, tren, aeropuerto
trébol de cuatro hojas

Otra vuelta de otra llave
me descendió al reino animal
Y fui lujuria
Puro dolor/sangre

Después me evaporé
y fui nube
Pronto devine tormenta
relámpago, truenos
Un rayo me devolvió al suelo
en cenizas
justo cuando me estiraba en árbol

Finalmente me volví tinta
tinta tinta tinta tinta
para escribirme mejor
y escapar del juego de los dioses
y convertirme – aunque más no sea-

en una hojita una ramita
de laurel


© Teresa Gerez

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

El mito de Dafne sigue fructificando.
Bueno, Teresa. Impresiona huir de los dioses y quedarse con la muerte. Y ser ramita. Modesta corona para el que corre por las cumbres del Parnaso. La flor natural, Teresa, que es lo más bello.Un gran beso Isabel llorca bosco

25 de marzo de 2016, 22:46  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Me encantó cuando lo leímos en el taller, y ahora me vuelve a encantar.

Un abrazo grandote.

Alicia Márquez

26 de marzo de 2016, 18:46  
Blogger Liliana ha dicho...

Bello poema, me deja pensando, además.

27 de marzo de 2016, 19:37  
Blogger sacanueces ha dicho...

hermoso, me encantó! francisco

28 de marzo de 2016, 12:04  
Anonymous Pauli ha dicho...

Bueno, sobre todo la última estrofa.

4 de abril de 2016, 11:34  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal