15/3/16

Poema de Marta Díaz

  
DESARRAIGO

Soy la ventana
                hacia mi propio
                                      exilio.

Delego en tus manos
                    mi constante
                                   vigilia.

La mirada despeinada
                       por un hálito
                                   de viento.

Y la conquista ardiente
                       de un territorio
                                       a medias.

Tal vez te vuelva a ver
                       cuando regrese
                                           tarde
desde la lejanía
                de un crisol
                         de esperas.

Hoy,
     la noche,
         envejecida está
                   en el horizonte.

Y la sombra
        más cercana
temblando
        de ausencias,
expiró
        junto
             a tu olvido.



© Marta Díaz
Imagen enviada por la autora del poema

2 comentarios:

Blogger marta ha dicho...

Poema preciso, gracias Marta.

15 de marzo de 2016, 21:42  
Blogger Rumen Limay ha dicho...

Irse, para seguir estando. Un buen poema. Abrazo. Antonio Pourrere

18 de marzo de 2016, 12:59  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal