13/3/16

Poema de Alba Estrella Gutiérrez


a veces 

 el dolor es una voz 
antiguo pulso de la  memoria 
un ruido en la noche 
descalza el miedo de unos ojos 
que no estarán 
y uno se apequeña como un fugaz olvido 
a veces se pierden los espejos 
y el rostro cae despacio 
y dios se ausenta por un rato



© alba estrella gutiérrez

7 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Alba: gracias por compartir tu poema!!!
Abrazo. Tere Vaccaro.

13 de marzo de 2016, 21:57  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bella forma de decirlo.

Romina R Silva

15 de marzo de 2016, 14:38  
Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

y Dios se ausenta por un rato... inconmesurable.

16 de marzo de 2016, 6:15  
Anonymous Anónimo ha dicho...

GRACIAS
POR LA PALABRAS Y EL SILENCIO
UN ABRAZO GRANDE
ALBA

19 de marzo de 2016, 14:22  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Tu hermosa poesía me llenó el corazón con la fragilidad de la niñez: ese temor de desaparecer sin el auxilio del amor, los ojos grandes ante la noche misteriosa, ante los sonidos que asustan, el instante de terror ante la ausencia de sostén, ante la propia pequeñez. Una memoria que a veces suele volver a tocarnos con su mano de miedos, volviéndonos niños.
Un abrazo, querida Alba!
Amalia Zacoutegui

20 de marzo de 2016, 19:27  
Blogger Rosa Lía ha dicho...

Gracias por compartir este poema, Alba,posee mucha belleza.Abrazos
Rosa Lía

23 de marzo de 2016, 13:39  
Blogger Leonor Mauvecin ha dicho...

La ausencia de Dios , qué orfandad trasmite tu poema Bello y conmovedor Un abrazo Leonor

28 de marzo de 2016, 0:46  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal