2/3/16

Poema de Carlos Satizábal




PALABRA

¿Habla acaso el jaguar con la alondra?
¿Acaso el samán con las rumorosas piedras del lecho
precisa de palabras para hundir sus raíces y beber las aguas?

Una ley antiquísima o divina les rige.

Ah roto cerebro!
En nosotros... la Palabra.
Ella ordena la blanca certeza de la muerte,
y nos dice creer en la inocencia del tigre que la ignora,
así esté escrito en su sangre y en su carne.

Palabra que aún sin comprender el canto de los pájaros
cifras en lenguajes un paraíso de muertes y pasiones.

En medio del maizal las torcazas alzan vuelo
al sentir la voz de los corteros que se acercan. 


© Carlos Satizábal

8 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

sí, carlos, hay cosas que no necesitan de palabras. hermoso poema. susana zazzetti

2 de marzo de 2016, 15:36  
Blogger irene marks ha dicho...

Hola: un poema muy profundo y que dice una gran verdad, todas las cosas simplemente SON, y tienen su propio código que el hombre pretende volcar en palabras, como si esa fuera la única forma de existencia.Excelentes imágenes del tigre, la alondra, el maizal, el rumoroso lecho del río, se oponen al "roto cerebro". Un altísimo poema Irene Marks

4 de marzo de 2016, 16:34  
Blogger Carlos Eduardo Satizabal Atehortua ha dicho...

Gracias Irene, gracias Susana... Es otro de los poemas de La Llama Inclinada. Si lo desean puedo enviarles el libro. Escríbanme a cesatizabala@unal.edu.co
saludos
Carlos Satizábal

5 de marzo de 2016, 11:53  
Blogger Carlos Eduardo Satizabal Atehortua ha dicho...

Irene, Susana, gracias por sus generosos y emotivos comentarias. Palabra es uno de los poemas de La Llama Inclinada, si lo desean puedo enviarles un pdf del libro. Me escriben a cesatizabala@unal.edu.co

5 de marzo de 2016, 11:59  
Blogger Isabel ha dicho...

Poema sobre la presunción de la palabra que sentís, como poeta, que no te alcanza. Sonoridad impecable.Me gustan sobre toso las estrofas que hablan de la muerte. Poema grande y profundo. Un abrazo, Isabel Llorca Bosco

9 de marzo de 2016, 11:32  
Blogger Isabel ha dicho...

Poema sobre la presunción de la palabra y la comparación entre el mundo humano y el animal. Sonoridad perfecta. Sentís deduzco, que la palabra no te alcanza como poeta. Me gistam en especial las estrofas que hablan de la muerte. Poema grande y profundo. Un abrazo
Isabel Llorca Bosco

9 de marzo de 2016, 11:38  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Poema sobre la presunción de la palabra y la comparación entre el mundo humano y el animal. Sonoridad perfecta. Sentís deduzco, que la palabra no te alcanza como poeta. Me gistam en especial las estrofas que hablan de la muerte. Poema grande y profundo. Un abrazo
Isabel Llorca Bosco

9 de marzo de 2016, 11:39  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Buen poema donde las palabras no alcanzan para decir lo que siente un poeta y hace falta la comparación entre dos mundos diferentes pero a la vez semejantes.
Un saludo cordial Ana Romano.

30 de marzo de 2016, 14:54  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal