16/1/16

Poema de Carolina Zamudio


Cansancio 

Deberíamos morir todos así, de golpe
y clava su lengua de acero recién afilado
justo en medio de la médula de mi noche.

Sostengo el cansancio entre temblores
y ella sigue —cándida y cruel—
tejiendo su día:
lo que queda de una enferma que aún respira
aunque quiera dejarse ir
que los restos de su madre sepultados años ha
deben ser cremados
que la muerte, la vida, la muerte.

Algo tenue, umbilical, nos mantiene
mientras una voz frenética hila dentro mío
quien me dio la vida debería abstenerse
de mezclar banalidad 
con cuestiones tan cruciales:
la noche y el cansancio.


© Carolina Zamudio

7 comentarios:

Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Muy bueno. La fatiga, el cansancio de la vida y la enfermedad, la cercanía de la muerte, el descanso y la noche...abrazo, Inés Legarreta.

16 de enero de 2016, 16:11  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Triste, fuerte y rotundo, hermoso poema por la forma como llega.
Abrazos
Betty

16 de enero de 2016, 16:58  
Blogger Carolina Zamudio ha dicho...

Muchas gracias, Inés. Abrazo.

17 de enero de 2016, 16:48  
Blogger Carolina Zamudio ha dicho...

Me alegra que llegue, Betty.
Abrazo.

Carolina.

17 de enero de 2016, 16:49  
Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Lanoche y el cansacio...reconciliador. Muy bueno. Enhorabuena.

18 de enero de 2016, 5:53  
Anonymous Mariasilvia ha dicho...

"...que la muerte, la vida, la muerte."
Bella manera de decir dolor tan enredado como inevitable.

23 de enero de 2016, 18:23  
Blogger Carolina Zamudio ha dicho...

Me gusta mucho tu 'lectura' del texto, Jorge. Abrazo.

26 de enero de 2016, 18:46  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal