6/1/16

Poema de Beatriz Minichillo


Divagaciones

Un niño en la punta de mis pies
no se atreve a caminar

Música extraña
la que me atraviesa con violencia

Una muñeca destrozó contra el suelo
su cara de porcelana.
Un grito en la vereda
escapó por la alcantarilla.
Perros atados en alguna puerta
cuyos dueños practican el abandono
por cinco minutos
Ramas inundadas
de un verde sofocante y atrevido
La luna envuelta en niebla
y la niebla envuelta en lluvia.

Silencio de lo inasible.

La gramilla crece humilde
y los milagros sin comprender
La tierra girando sin marearse
Y una  esquina,
una esquina
donde miro sin ser mirada.



© Beatriz Minichillo

8 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy buen poema. Lleno de profundos sentimientos manejados con verdadera maestrìa.
Te felicito
Susana Giraudo

6 de enero de 2016, 18:27  
Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Una esquina donde miro sin ser mirada.... impresionante.

7 de enero de 2016, 6:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

exelente poema ,pleno de hallazgos ,me encanto ,un abrazo
Marizel

9 de enero de 2016, 14:53  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Betty, cuánta inocencia de niño. Un grito de niño. Muy bueno tú poema. Besos.Amalia M.Abaria

9 de enero de 2016, 15:49  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Betty me conmueves con tu mirada casi al sesgo de lo cotidiano. Michou Pourtale

9 de enero de 2016, 22:23  
Anonymous Beatriz ha dicho...

Muchas gracias a todos quienes comentaron mi poema y además gracias por las palabras recibidas

10 de enero de 2016, 0:11  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Beatriz, gracias por mirar el movimiento de la vida y escribirla con tanta bella profundidad que en cada escalón no deja pensando y degustándolo. Un beso Isabel Llorca Bosco

20 de enero de 2016, 1:21  
Anonymous Beatriz ha dicho...

Muchas gracias Isabel por tus amables palabras

23 de enero de 2016, 14:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal