2/12/15

Texto de Paulina Juszko



            Los primeros días no te miro demasiado, como a esos tipos que nos gustan y no queremos que se aviven. Apenas me percato si tus olas vienen derechas o al sesgo. Atenta solamente a asegurar mi lona para que no se la lleve el viento y a orientarla de modo que el sol me dé de lleno. Atenta al libro de turno.
            Jugamos a los desconocidos, pero poco a poco se impone la vieja costumbre. Ya no con el mismo ardor. Antes me entregaba a tu abrazo apasionado apenas llegaba a la playa y mi cuerpo joven gemía de placer; ahora me asustan tus embates, a veces sólo te dejo lamerme los pies. Antes te lo gritaba; ahora sólo musito que te quiero, loco.


© Paulina Juszko       

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

¿ sabés que sí? exquisitamente bello. susana zazzetti.

2 de diciembre de 2015, 21:32  
Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

Y yo ahora te lo grito, Paulina: ¡tu texto es una maravilla!!!


Rolando

*

5 de diciembre de 2015, 15:31  
Blogger maximo ballester ha dicho...

Muy lindo, me encantó. Saludos.

13 de diciembre de 2015, 11:59  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal