8/11/15

Poema de Walter Mondragón




RONDA

II

Sus coros
Como trinos
Bajo el árbol de mangos
Del solar
Versos sencillos
Alados ecos
       (música a mis oídos)
Resuenan
Prenden el aire
Suben sus escalas
De colores
Alientan la ternura
Tras los visillos
Traen su calor
Mientras libres las niñas
           (de ojos o narices)
Gritan dichosas
En su danza de hadas
Fugadas en la niebla.


 © Walter Mondragón

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

como si viniera de lejos, trayendo a estas niñas libres, tu palabra es el calor y el color detrás de los visillos. ¡ qué buen poema! susana zazzetti.

8 de noviembre de 2015, 19:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Tan pleno de ternura este poema tan logrado, un saludo,


Silvia Loustau

9 de noviembre de 2015, 15:39  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola Poeta.

Una ronda de tiernos recuerdos diría yo.
Aquellos que jamas se olvidan.
La niebla,el árbol de mangos, la música, todo bellamente reunido en este hermoso poema. Gracias por compartir. Abrazo. Vic

13 de noviembre de 2015, 7:08  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Pero qué belleza de imágenes olorosas, musicales y coloridas, un placer leerte.
Abrazos
Betty

16 de noviembre de 2015, 21:32  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal