12/11/15

Poema de Amalia Zacoutegui


Sombras

 ¡Ah! ¿Cómo alojar en el cuerpo este enjambre de sombras,
este fuego hambriento del  incendio:
crepitar de bordes,
aullidos del ramaje
socavando el aire que se asfixia,
rasguños en la mirada que duerme, infinita?
El hilado de encajes,
blanda la bruma de los nardos, su llovizna dispersa,
ya no deben bastar como ceguera,
ya no deben bastar como mordaza,
ya no deben bastar como silencio
sobre esta lava que ruega luz desde el fondo de la tierra.
Que sangre el trazo su  roja mordedura,
cada temblor del óleo,
cada instante de pavor
cada desgarro del lienzo de los huesos
y que atropellen los caballos del amor y  la pena,
salvajes los relinchos, cortadura de  bridas.
Es mío este grito que galopa
en la vastedad
buscando su destino.
¿Cómo nombrar en el cuerpo a este enjambre de sombras?


© Amalia Zacoutegui

7 comentarios:

Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Sencillamente hermoso, y soberbio en su hermosura. Buen poema. Felicidades.

16 de noviembre de 2015, 8:42  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Excelente forma de expresión, lo disfruté verso a verso. va un abrazo
Betty

16 de noviembre de 2015, 21:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

muy bueno tu poema!!!!abrazo!!!!

maria del mar

18 de noviembre de 2015, 14:03  
Blogger Liliana ha dicho...



Amalia querida, cómo me gusta tu poesía. Cómo me encuentro con un libro tuyo? diga digo y sigo el procedimiento.

Un abrazo.

Lily Chavez

19 de noviembre de 2015, 20:34  
Blogger mariel monente ha dicho...

Siempre es un placer leerte...y quedarme con tus preguntas que reescriben tu poema en mi.

20 de noviembre de 2015, 1:50  
Anonymous Anónimo ha dicho...

imágenes imperdibles, bella tu poesía Amalia.

abrazos

claudia tejeda

24 de noviembre de 2015, 12:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muchas gracias, amigos poetas!!!! Un honor que se hayan detenido un momento para leer este chispazo de letras que es mi poesía.Estoy muy atrasada con mis lecturas, pero prometo devolverles esta generosidad con sus propios poemas, que siempre son un deleite para mí.
Gracias, Gustavo, por posibilitar encuentros siempre!!!
Abrazo enorme a cada uno!!!

Amalia Zacoutegui

30 de noviembre de 2015, 13:25  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal