11/11/15

Poema de María Lanese


Catanzaro 

Me esperabas
     Abuela.

Me mirabas
haciéndome saber
que cualquier camino arduo
encontraría en tus ojos
un sendero de muñecas.

Yo cabía en el hueco de tu mano.

Eso extraño
cuando el ansía
es de andar por la calle
de ese modo.

Ahora
         tus ojos
son ventanas cerradas
            que reposan.

Yo descanso.

No se pierde
lo que siempre se tuvo.



© María Lanese

8 comentarios:

Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

Muy hermoso y dulce poema.

12 de noviembre de 2015, 0:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...

precioso, tierno, muy buen final. abracito, maría.

12 de noviembre de 2015, 12:03  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermosa y tierna evocación,María.
Felicitaciones y un beso grande
María Rosa León

12 de noviembre de 2015, 14:52  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Fue abrir un viejo álbum y ahí están los ojos, las anos de la Nonna... gracias, aría.

12 de noviembre de 2015, 21:21  
Anonymous MARIA ha dicho...

gracias siempre querido Gustavo. también a todos por los comentarios, hacen mucho bien

12 de noviembre de 2015, 23:17  
Anonymous Anónimo ha dicho...

disculpas, maría. el segundo comemntario me pertenece y vuelvo a leerte. susana zazzetti.

13 de noviembre de 2015, 0:02  
Anonymous Mariasilvia ha dicho...

"No se pierde/ lo que siempre se tuvo". Doy fe. Y navego en el poema desde mi abuela hasta mi ser abuela hoy...

18 de noviembre de 2015, 17:18  
Blogger Rumen Limay ha dicho...

Excelente poema, muy bien delineado. Abrazo. Antonio Pourrere

19 de noviembre de 2015, 17:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal