18/9/15

Poema de Rodrigo Illescas












Taller mecánico 

Estoy de vuelta en la casa de mis padres.
Parado frente a la puerta me pregunto si será necesario todo esto:
Llegar hasta acá para sentir que siempre fue igual,
y que la distancia no apaciguó el impulso bélico.

Apenas entro ya son cinco años los que me separan de la calle.
El olor es el mismo y los recuerdos son gratos cuando aparecen
y se mezclan con los ruidos familiares.
Subo una escalera que nunca se inclinó lo suficiente para un
/perdón.
El cuarto oculta un secreto mutuo que intento violentar.
Llevo una barreta y una ganzúa,
llevo toda la noche en vilo intentando despertar.

La ventana abierta cae sobre un jardín cuidado por la memoria.
Entre medianeras bajas una mujer riega las sombras.
Cansado, me siento en la cama donde agonizaron los sueños,
y espero que de los pliegues alguna voz me haga dormir
o le invente otro final a la historia.



© Rodrigo Illescas

6 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...



Tremendo poema, Rodrigo.

Un abrazo.

Alicia Márquez

18 de septiembre de 2015, 22:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me encantó este texto. Tiene imágenes sólidas, poéticas, muy expresivas. Especialmente "Entre las medianeras bajas una mujer riega las sombras": es un poema en sí mismo. Muy bueno. Un abrazo. Adriana Maggio

19 de septiembre de 2015, 0:34  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Excelente poema, tremenda la historia que siento encierra en él,

Silvia Loustau


20 de septiembre de 2015, 7:23  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...


Gran poema; nos entrega fragmentos de lo que fue y posiblemente, sigue siendo sueño. Cuanta belleza en sus letras.

20 de septiembre de 2015, 15:37  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermoso poema!!!
flora levi

21 de septiembre de 2015, 11:19  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Tremendo y cargado de belleza.

28 de septiembre de 2015, 12:06  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal