20/9/15

Poema de María Marta Donnet



¿Son para mí esa tumba y esa lápida?

Una larga fila de muertitos me visitó anoche. En la frente
de cada uno tatuadas mis miserias. Eternos como la sombra
de Dios sus ojos respiraban nubes. Seres brillantes como tigres
que han dejado de ser hombres lanzaban palabras
parecidas a un naufragio. Abrían todas mis puertas
alimentando a monstruos de huellas rapaces. El temblor
de lo carnal la verdadera duración de lo humano. Arañaban
la madera los pasitos. Una hilera gris que se volvía más clara
cada vez. Como salpicada de luna. Se acercaban con las manos
en la espalda las frotaban contra la fatalidad. Me sentí huérfana
por primera vez. Una vocecita tibia respiración de fuego blanco
hacía arder la soledad. Ese vagido tristísimo de los moribundos
vomitaba en mi pecho. Cirios extraviados en todos los puntos
cardinales la vida escupía su premura. Nada puede sustraerse
a lo inevitable. Mañana cuando ya no existo mis morados dedos
habrán olvidado quién seré sin recordar quién fui. Muere mi eternidad
y voy a velarla. En la inexorable voracidad de la transparencia.


© María Marta Donnet

3 comentarios:

Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Doloroso momento de sueño y pesadilla, colmado, por sombras y sonidos, por ausencias.

Fuerte poema.

20 de septiembre de 2015, 14:17  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Me encantó tu poema!

28 de septiembre de 2015, 12:02  
Anonymous Flor Expert ha dicho...

Excelente.Poderosas imagenes.Superposicion de mundos ,la vida y la muerte haciendose frente.Genia Maria Marta.


29 de septiembre de 2015, 23:47  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal