14/8/15

Poema de Aníbal De Grecia

  
NEONATOLOGÍA HOSPITAL SAMIC

Las madres como Cristos por los pasillos vendados
Cargan sus cruces, la de sus hijos, la de sus hombres
Las madres como Cristos caminan al neo de los Olivos.

I
Una madre etérea flota como un ángel al cuidado de su niña
La madre, Cristo y una enfermera gritona trazan un aurea imperfecta.

II
Los ángeles velan en un dormitorio húmedo y ajado de 5x4
esperando el horario de visita por la misericordia del señor

III
La cabeza de un hombre atraviesa la sangre anémica
de una madre moribunda que cobija su herencia

mientras él abraza a otra mujer.

IV
Sueros, tubos, agujas, respiradores. ¡MADRES!
¡Cristo vive! Mami, quiero leche.

V
Los ojos sin mal
se cierran, se abren detrás de los vidrios
Sin anestesias. Ángeles rebeldes aspiran bocanadas de lo que vendrá.
Podarán sus alas. Para domesticarlos.

VI
Un niño, cierra sus ojos y muere.
Mami, tengo frío.



© Aníbal De Grecia

6 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Fuerte, muy fuerte.
Circunstancias. Karma. Situaciones.
Historias.
Mucho dolor.
Poesía muy sentida.
Desgarra el alma.
Besos

14 de agosto de 2015, 14:37  
Anonymous Maria Marta Donnet ha dicho...

Ahhhh !!! Aníbal: Genial !!! Gracias por compartir !

14 de agosto de 2015, 18:58  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Dolorosa realidad que a diario camina por lugares impersonales y fríos.
Gran poema.

15 de agosto de 2015, 16:04  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Tremendo, trágico y real
Un abrazo
Graciela N barbero

15 de agosto de 2015, 20:11  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Duele la realidad, poema fuerte que conmueve.
Abrazos
Betty

16 de agosto de 2015, 20:36  
Blogger ANÍBAL DE GRECIA ha dicho...

Gracias Amigas. Un fuerte abrazo.

24 de agosto de 2015, 11:58  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal