24/7/15

Poema de Susana Giraudo


OBREROS

a Enrico Malatesta

El silencio es
una boca oscura y gesticulante.
Este colchón viejo
tendido sobre ladrillos fríos
huele a cemento y cal,
Huele a desvelo.

Son las tres de la mañana.
Pienso en el sueño igualitario
y resisto apenas.
Un desfile fantástico se sucede:
veo en cada rostro un manifiesto
en cada mirada la impotencia
en cada chirriar de dientes
y puños apretados
veo mi propia furia.

Los días del reclamo
se calcaron sobre las décadas.

Son las tres de la mañana.
Desde 1890 y esta madrugada
siempre me dolieron
los lagrimales
y las manos.


© Susana Giraudo

13 comentarios:

Blogger Tony ha dicho...

Fuerte, impactante. Gracias por la poesía. Antonio Pourrere

24 de julio de 2015, 22:23  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy bueno. Adhiero a la idea central expresada en "Los días del reclamo / se calcaron sobre las décadas". A todos nos duele la recurrencia de la iniquidad. Un abrazo. Adriana Maggio

25 de julio de 2015, 12:00  
Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

Si, aunque sea sin tu permiso, retiro el quinto verso, querida Susana, "me queda" un poema, que sobre todo en su estrofa final, disfruto.


Rolando

*

25 de julio de 2015, 13:58  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Fuerte y buen poema querida Susana!!! Adhiero a lo que te ha escrito Adriana Maggio. Abrazo grande ! Cecilia Glanzmann

25 de julio de 2015, 14:19  
Blogger Ignacio Giancaspro ha dicho...

Susana nadie puede escribir un poema profundo y desgarrador como este si realmente no se siente, atronador como el silencio gesticulante del comienzo, una joya poetica del ideario libertario que ilumina una realidad que solo se transfigura con el tiempo. Un poema tan bien escrito con imágenes certeras hasta el dolor y la furia.
Te saludo de pie
Ignacio

25 de julio de 2015, 18:48  
Anonymous Maria Marta Donnet ha dicho...

Un poema doliente !!! Me encantó !!!

25 de julio de 2015, 20:56  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Muy sentido.
Duele.-
Impecable.
Un abrazo

26 de julio de 2015, 10:57  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Este poema llega y duele.
Un abrazo
Betty

27 de julio de 2015, 22:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Oh, este poema es grito y llanto a la vez, desamparo del otro que se perpetua.
Fuerte...
Gracias amiga,
un beso, Juany Rojas

30 de julio de 2015, 0:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Un poema que me traqe recuerdos de mi abuelo anarquista, gracias por escribirlo, gracias por sentirlo, gracias por Malattesta, un abrazo,

Silvia Loustau

30 de julio de 2015, 20:20  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

El reclamo siempre es doloroso e interminable. Hermoso poema.
Un abrazo
Graciela N. Barbero

30 de julio de 2015, 23:11  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...


Cuando se desgarra el alma por la iniquidad y el dolor, el sufrimiento persistente cala.

Gran poema.

Sonia Quevedo

8 de agosto de 2015, 12:44  
Blogger Isabel ha dicho...

Te felicito, Susana, por saber ponerse en el lugar del otro, por la sobriedad de tu furia, por el perfecto uso de las palabras. Me impresionó sobre todo "sueño igualitario"Fue como leer Germinal de Emile Zola sobre los mineros. Un beso
Isabel Llorca Bosco

25 de agosto de 2015, 12:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal