10/7/15

Poema de Álvaro Baltazar Chanona Yza


Los sortilegios maritales del fauno.  

2.)

Recalcitrante y banal
es el sudor de todas las piedras que he pisado
al regresar del purgatorio
la lluvia que lava la oquedad del opio
las prendas entumecidas de los cisnes
en los pantanos de Babilonia.

El almíbar de las papayas
el suero salino de los cactos partidos a la mitad
que hallé en los sedimentos
abundantes y ateridos
de tus surcos ilíacos.

La leche tibia
la miel de la tierra prometida a los súbditos
de Moisés
el sabor que poseen todos los frutos de Dios
que aún no he comido.
cuando muerdo la noche espesa de tu lengua
envenenada
y me acomodo como un niño de Armenia
sobre la cruz evanescente
y callada de tus muslos.

Los pájaros dormidos de mis dolores biliares
huyen de Getsemaní
tiemblan los silencios artríticos de mis nudillos
y mi garganta
como los muros antiguos de Roma
bajo los cascos estridentes
de los bárbaros.

Cuando me abrazas
y me acercas a la vigilia obediente de tus pueblos
que nos han regalado
lágrimas de amor
los miércoles de ceniza...


© ALVARO BALTAZAR CHANONA YZA

2 comentarios:

Blogger Isabel ha dicho...

Como más de un escritor grande, la historia fecunda tu poema y referencias a momentos célebres y a íconos religiosos. Todo es respetable para describir el momento del amor.Estupendo. Un abrazo
Isabel Llorca Bosco

12 de julio de 2015, 14:20  
Anonymous MILAGROS RODRÍGUEZ ha dicho...

ÁLVARO DISFRUTÉ TU POEMA DENTRO DE ESA "VIGILIA OBEDIENTE" GRACIAS POR COMPARTIRLO!

14 de julio de 2015, 11:27  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal