18/1/15

Poema de Raquel Fernández


PRETTY IN PINK 

Todavía no tengo amantes. 
Tengo, sí, 
un sombrero donde guardo los nombres 
de todos los hombres que me quitan el sueño. 
Algunos son altos y rubios. 
Otros tienen la grosera costumbre 
de darme siempre la espalda. 
Todavía no tengo amantes pero tengo un vestido rosa 
y estoy desnuda debajo del vestido. 
Y debajo de mi desnudez están los hombres 
que me mojan el sueño. 
Podría tener amantes si quisiera. 

Todavía no tengo amantes. 
Tengo, sí, 
un mechón de pelo rubio 
para parecerme a Madonna 
y un cuerpo dulce como la lengua de las mariposas. 
El alfabeto del agua me nombra. 
Niña traspasada por el aguijón del alba. 
Heredera del sueño de los peces. 
Todavía no sé 
si quiero escribir poemas o quiero ser feliz. 
A veces siento que mi vestido rosa
es una mordaza.
  
Todavía no tengo amantes. 
Es 1986 y yo todavía no tengo amantes. 
Tengo un sombrero, 
tengo un mechón de pelo rubio, 
tengo un vestido rosa. 
A veces soy Molly Ringwald. 
A veces soy Kim Basinger. 
A veces soy mi madre antes de que la vida 
le cruzara el rostro con una cicatriz de buenas costumbres. 
A veces estoy vestida. A veces, desnuda.
 A veces estoy llorando. 
Podría tener amantes si quisiera.


© Raquel Fernández     

5 comentarios:

Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Muchas gracias, Gustavo!

18 de enero de 2015, 16:32  
Blogger Rosa Lía Cuello ha dicho...

Hermoso poema Raquel, como todo lo que escribís!! Abrazos
Rosa Lía

20 de enero de 2015, 12:32  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Qué grato leerte, Raquel, este poema con su colorida sensualidad y esa mezcla de ingenuidad y picardía lo leí de un tirón, pero volví para hacerlo lentamente como cuando queremos que dure más.
Un abrazo
Betty

20 de enero de 2015, 13:27  
Blogger Marta Raquel Zabaleta ha dicho...


Cuanta ironia, cunatasimpatia, cunato sarcasm y un asi, tanta poesia.
Marta

21 de enero de 2015, 22:40  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Raquel, conocía este poema y me pasa cada vez que lo leo el hallar tantas semejanzas, tantos velos y desnudeces en los espejos.

Abrazos
Elisabet

26 de enero de 2015, 18:35  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal