29/6/13

Poema de Miguel Oyarzábal


POR CRUZ

Te rezo, Dios;
desde esta mesa.
Con la ginebra frente a mí, por cruz.


Te pido:
por los nervios que me abandonan;
por lo difícil que se me hacen los dedos;
por el sol, que no veo
por los chimangos que desde hace un tiempo andan por el techo del cuarto
por las horas que me quedan de café;
por los rincones oscuros de la madrugada;
por la vida que se me seca en la garganta;
y por lo que ya no recuerdo, y todavía me duele.

 
© Miguel Oyarzábal

4 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Hora de piedad.
Excelentes versos.
Donde se desnuda el alma, sin duda.
Abrazo

29 de junio de 2013, 21:24  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hora en que se desnuda el alma en un encuentro íntimo, la oración.
Maria Cristina Fervier

30 de junio de 2013, 16:50  
Anonymous jorge pablo moreno ha dicho...

desgarrador.

1 de julio de 2013, 12:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Wuauuuuuuuuu Miguel y pedir porque tu poesía no nos falte.

Lily Chavez

3 de julio de 2013, 10:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal