29/6/13

Poema de Lidia Cristina Carrizo


Nos pertenecía. 

Aquella casa donde vivíamos, guardaba todos los recuerdos.
Allí, donde ha quedado tu mirada más pura, el inocente beso,
que nos encendió a los dos, los rostros abiertos al cielo y el
amor era tan bello y lo creíamos muy lejano. Nos pertenecía. 

Volví a buscar sus ecos en la casa, descubriendo lo
que quedó en su crecida memoria, una magia única,
en pequeños remolinos, que tatuaron mis temblores
de dicha, como cuencos sagrados en la casa de oro. 

Sin fecha gastada caía la llovizna, que teje y entreteje su música inigualable,
mientras leo lo escrito hace un tiempo, líneas, rayas, puntos, curvas que aún
respiran aunque soplen tantos vientos, se caigan los pasos en la memoria de
atrás, donde sumerjo mis pies en esa casa, donde desnudos recorrieron sus
galerías de silencios y las mañanas me sorprendían como si fuese un laberinto. 

Un patio, un nogal pegado a sus raíces.
Mi memoria, un aleteo de pájaro, la vida.
 

© Lidia Cristina Carrizo

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hay recuerdos ahogados por el viento, y recuerdos "como cuencos sagrados en la casa de oro" Que bellísima imagen Lidia. a veces duele el recuerdo, pero es necesario rescatar lo perdido, y revivir felicidades antiguas.
Hermosa poesía la tuya

Ignacio

29 de junio de 2013, 18:00  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Cuando uno mira la película, recuerda la escena, vuelve a vivir esos momentos.
La historia, de cada uno, esa que escribió viviendo.
Un abrazo

29 de junio de 2013, 21:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Lidia:

Me gusta mucho tu nostalgico poema, en el nos percatamos como el tiempo es inexorable y nunca se detiene, más que en la memoria.

Un abrazo afectuoso


Carmen Amato

7 de julio de 2013, 19:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Antonio Sorbille dijo...
Estimada Lidia: un poema evocador que nos transmite un sentimiento sincero y trascendente. Un abrazo

9 de julio de 2013, 19:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal