23/5/20

Poema de Cecilia Carballo



Por una rendija
observo a papá
acostado en la cama
con las manos raídas
repletas de lunares
apoyadas sobre su cuerpo
yace estirado
espera una larga siesta
 tal vez mermará
el cansancio de los años.
Es que papá está a veinte de los cien
por eso se olvida de fechas
dónde dejó tal o cuál cosa
repite anécdotas de amigos
que ya partieron
se coloca calzados dispares.
Pero papá aún
hace vibrar a las armónicas
con cada sonido que emana
un halo envuelve su rostro
sonríe, baila con la cabeza
como un pájaro que está
a punto de dejar su nido
su cuerpo
como en antiguas fotos
resplandece.

© Cecilia Carballo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal