14/3/20

Poema de Liliana Chavez



Es bueno 
mirar desde el acantilado lo que pasa en la playa 
juntar cebollas para el día del llanto 
retroceder un metro antes de los escalones 

hay que ser precavido 
no olvidar la memoria en pantalones gastados 
tasar lo que aprendimos 
recordar en qué calle encontraremos el silencio 
mantener alejado lo cercano 
que el cuerpo termine en la fuerza de las piernas 

hay que saber tomar distancia 
y apuntar a la espuma como si fuese fuego 
el ojo no debe escaparse 
el altillo no debe creerse un paraíso 
ni el agujero una mancha 

es bueno 
que cada cosa esté en su lugar 
conocer los ruidos de afuera 
y los ruidos de adentro 

no dejarnos descoser 
por cualquier viento recién nacido


© Liliana Chavez

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Me gusta leerte querida amiga! Siempre estás cerca, ya con tus versos, con tu gestión cultural en la Radio y tu programa "Luna de pájaros" o dirijiendo el espacio de encuentro semanal "La Bandada". Debería premiarse institucionalmente tantos años (más de 10 seguros) de sostenida labor, de generosa difusión de autores y músicos!. Te abrazo grande deseándote más bendiciones para vos y tus días. Gracias! Alfredo

15 de marzo de 2020, 17:03  
Blogger Liliana ha dicho...



Oh, gracias Alfredo. Y Feliz cumple, que por todos los poros te entre poesía.

Lily

15 de marzo de 2020, 19:57  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Leerte y releerte siempre un placer.. abrazos querida Lily.

Andrea

18 de marzo de 2020, 16:43  
Anonymous Anónimo ha dicho...


No, no hay que dejarse descoser de tristeza, y para eso, nada mejor que tu bellísimo poema. Gracias.

Alicia Márquez

21 de marzo de 2020, 14:42  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal