4/11/19

Poema de Marta Elena Guzmán




LADRILLOS VIEJOS

Desde la tonsura de la tarde
no logro proyectar tu nombre
ni siquiera para armar
el final de los comienzos.
Algún temblor, un grito contenido
un viento frío lamiéndome las piernas
breve halito de abril las hojas muertas.
De azul metalizado la punta de los dedos.
Cómo se vuelve de los nunca
cuando los pies tan pobres
ni siquiera el canto reconocen.
Cuando en la luz meridiana de tus ojos
hay olor a quemado
y tus manos como ladrillos viejos
buscan los retoños amarillos del naranjo.
En el silencio están grabados los infiernos
el canto roto, el dolor seco.
Cómo se vuelve sin fermentar la herida
con los sentidos clavados en la noche
y en la espalda inclemente el aguacero.


© Marta Elena Guzmán


3 comentarios:

Blogger Adriana ha dicho...

Qué hermoso poema! Lleno de imágenes espléndidas: las manos "como ladrillos viejos" es una imagen que me interpela muy fuertemente. Me gustó mucho tu texto, Un abrazo. Adriana Dirbi Maggio

5 de noviembre de 2019, 9:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello!
Flora levi

5 de noviembre de 2019, 20:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello!
Flora levi

5 de noviembre de 2019, 20:07  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal