11/9/19

Poema de Gisela Galimi



Mis caderas no son un Haiku.
No tengo la sutileza
de las curvas
de las mujeres de Japón.
La gozosa forma mediterránea
de la culpa
está aferrada a mi carne.

Nunca seré
un acto mínimo de enunciación. 

© Gisela Galimi

1 comentarios:

Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Me gustan las imágenes, Gisela, me dolió el final!!

Besosss

11 de septiembre de 2019, 23:17  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal