4/9/19

Poema de Alfredo Luna



lo que oyen mis ojos

sin alegría ni sosiego
me invade una creciente de palabras
que serpean riscos y presagios
un sonámbulo artificio de signos
para decir lo que no puedo

mi mano forcejea
contra el caudal de musgo sonoro
y la belleza, territorio cruel
no me guarece.


© Alfredo Luna

8 comentarios:

Blogger Marta Rosa Brignolo ha dicho...

Bello poema, como vos,querido Alfredo! Abrazos

7 de septiembre de 2019, 1:53  
Blogger Marta Rosa Brignolo ha dicho...

Bello poema, como vos,querido Alfredo! Abrazos

7 de septiembre de 2019, 1:53  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Esa lucha palabra-poeta, eterna. A mí sí me guarece la belleza de tu poema, Alfredo. Gracias
Verónica Capellino

7 de septiembre de 2019, 14:23  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Misteriosa y compleja la tensión del creador con su obra. Tu poema la plantea con la fuerza y el talento que te caracterizan. No se te escapa la belleza, la sostienes. Alfredo Lemon

7 de septiembre de 2019, 20:42  
Blogger Liliana ha dicho...



Siempre leerte me produce un gran placer, lo sabés. Y no porque seas mi amigo y te quiera. Lo que me seduce es la poesía que sostiene en alto la belleza.

Lily Chavez

10 de septiembre de 2019, 7:46  
Blogger Unknown ha dicho...

Aunque tú la construyes en un mundo laberíntico.
¨Saludos Isabel Llorca Bosco

21 de septiembre de 2019, 0:56  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querido Alfredo: invadido por esa catarata de poesía, te dejás arrastrar y nos arrastrás a todes.La sinestesia constante ("lo que oyen mis ojos""musgo sonoro") nos lleva a un plano donde "la belleza, territorio cruel" te acompaña y te acosa. ¿Qué decir de este poema sino que es poesía pura, y agradecerte por haberlo escrito?
Para encuadrar y poner en la pared
Irene Marks

26 de septiembre de 2019, 9:42  
Blogger Unknown ha dicho...

Ëxcelente poema,Alfredo. Isabel Llorca bosco

27 de septiembre de 2019, 14:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal