19/8/19

Poema de Alicia Márquez


  

 LA LLAVE 

Son dos. Viven a la vuelta. 
En una casa abandonada, 
en una triste casa abandonada. 
En una casa tapiada a la vida, 
gris, de tan sola. 
Caminan, a veces una, a veces otra, 
por el barrio. 
Se sientan en los zaguanes a discutir con el aire, 
a revolver bolsas eternas, 
llenas de otras bolsas y de papeles. 
Son parte del paisaje cotidiano 
con sus camperas gastadas y su gesto 
impaciente. 
Pero un día, una de ellas, de ceño fruncido 
y enojo volcánico, me exigió a los gritos 
que devolviera la llave. 
Traté de calmarla, mañana, dije, enseguida, 
dije, bueno, dije. Aterrada, le dije. Lo que me salía, 
le dije. 
Ella me miró y aseguró que si no la devolvía 
se iba a cometer un asesinato. 
Y entonces la vi. Por primera vez la vi. 
Ya no era parte del paisaje. Era una hermosa 
mujer de ojos claros, perdida y rota. 
¿Qué llave querría? ¿La de alguna casa remota? 
¿La de la cordura? ¿La del paraíso? 
¿La de la risa, para su gesto amargo? 
¿Quién la lastimó tanto? ¿Quién le arrancó la llave?



© Alicia Márquez

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Uff... qué hermoso poema querida Ali... se me arrugó la llave, digo, el corazón.

Fuerte abrazo

Andrea

27 de agosto de 2019, 13:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Qué desgarrador este poema. Tan humano y a la vez con tanta crueldad. La crueldad que aparta a los marginados. Duele ese:"¿quién le arrancó la llave?" Y duele porque responder esa pregunta nos llevaría al fondo de las miserias humanas. Excelente tu poema Irene Marks

27 de agosto de 2019, 19:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Qué desgarrador este poema. Tan humano y a la vez con tanta crueldad. La crueldad que aparta a los marginados. Duele ese:"¿quién le arrancó la llave?" Y duele porque responder esa pregunta nos llevaría al fondo de las miserias humanas. Excelente tu poema Irene Marks

27 de agosto de 2019, 19:09  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal