17/8/19

Poema de Mario De Luca




Dia tras día

antes de que amanezca
se levanta y bebe
su tazón de agua caliente
con un saco de té
que ya usó tres veces

viaja un trecho largo a las playas
y recorre la arena aunque queme
cargando en estantes portátiles
la mercadería que pesa

al regreso en el tren     por primera vez
come papas fritas o maní salado
y de una botella encontrada en la estación
bebe el agua corriente cargada en el baño

después entra en una pieza habitada
por cuatro, cinco o hasta seis
reparten un panini que lleva dos días
y se duerme antes de apoyar la espalda
en el colchón o en el piso
según le toque

esa noche piensa:
cuando el año termine
comeremos perdices
cantaremos bailando

© Mario De Luca

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

un escalofrío leer este poema, realista y profundo.
Saludos.
Anahí Duzevich Bezoz

17 de agosto de 2019, 14:27  
Blogger Adela ha dicho...

A cuántos les está sucediendo!

18 de agosto de 2019, 19:14  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

La capacidad de aguante muestra el poema. El hombre hoy, 2019. Excelente descripción.

19 de agosto de 2019, 15:25  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal