10/8/18

Poema de Sandra Gudiño






Te observo y me da belleza
Cambio el ángulo de la mirada
como si comprobara
                                 mi brillo:
feliz                         
me lo creo.

-Cantame mamá.

La madrugada traga
              huellas de espanto
y tu fiebre roja
con el dedo en la boca.
Mil y un pasos
hasta el hospital de niños
mil        estamos solas
mil        lugar de nadie en la fila
mil        no hay cinco para el colectivo
mil        queda lejos:
caminemos.

-Cantame mamá.

Púas de alambre
dentro de la garganta:
no puedo.

Silencio a dos voces
en la Fe Santa recién dormida
a la Vera de una Cruz
que no es nuestra
pero cargamos igual
por Evas ¿de qué costilla?

-Cantame mamá.

Después
después vinieron otros tiempos.



© Sandra Gudiño

7 comentarios:

Blogger Adela ha dicho...

Profundo y sutil.

10 de agosto de 2018, 15:27  
Blogger irene marks ha dicho...

Un poema que conmueve hasta la médula. Ese "Cantame mamá" repetido va cobrando fuerza, dolor y a la vez nos hace vivir la realidad de tantas "Evas" que luchan por sus hijos en un sistema de salud deficiente. ¡Excelente tu poema!Y necesario
Irene Marks

11 de agosto de 2018, 10:59  
Blogger Noemí Correa Olivé ha dicho...

Gran poema, Sandra, conmociona, felicitaciones!!!

11 de agosto de 2018, 20:00  
Blogger Pato Berho ha dicho...

Intenso ...profundo , gracias poeta🌷

12 de agosto de 2018, 21:10  
Blogger Silvina Vuckovic ha dicho...

Ufff brutal, poemazo, San, besos

13 de agosto de 2018, 20:57  
Blogger Ernestina Elorriaga ha dicho...

Lindo. Muy lindo

14 de agosto de 2018, 6:18  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Imágenes tatuando la piel. Hermoso poema. Muy fuerte, querida Sandra. Te abrazo.
olga Ferrari

15 de agosto de 2018, 18:53  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal