4/7/18

Poema de Mónica Aramendi



Pies de pan
sobre una mesa adoquinada
caminan el vicio cotidiano.
Las hormigas los comen.
Hormigas que cargan migajas
arrojadas al viento.
Migas de pan sin huellas.
Pies como rocas
que la tempestad
convierte en arena.
Migas. Arena.
Casi nada.
Eran mis pies náufragos
los que buscaban savia
en la ruta de la orfandad.
© Mónica Aramendi

2 comentarios:

Blogger Adriana ha dicho...

Durísimo texto, con imágenes excelentes que circunscriben el poema al ámbito de lo duro, inflexible, descarnado. Muy bueno. Un abrazo. Adriana Maggio (Dirbi)

6 de julio de 2018, 11:53  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Muy, muy fuerte!! Bello!

Besosss

12 de julio de 2018, 23:48  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal