23/6/18

Poema de Silvina Vuckovic



MIGAS

Aquel capítulo no voló,
cuando abrí el puño
tampoco había pájaro
ni alas,
apenas unas plumas cosquillosas.
Mi faena pródiga
de amor y barro
hornereando adobe para el umbral vacío
acogió la mirada y el adagio,
barrió las ilusiones con pelusa
y se reservó el derecho de admisión
a la tristeza,
la vieja esa que roba
los niños en los cuentos.

Al final, aunque cerremos el libro,
siempre quedan migas
marcando el sendero.


© Silvina Vuckovic

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

"Al final, aunque cerremos el libro,
siempre quedan migas
marcando el sendero."bello!
Floralevi

23 de junio de 2018, 16:27  
Blogger Adela ha dicho...

A todos nos quedan huellas...

24 de junio de 2018, 17:11  
Blogger mariel monente ha dicho...

Si. Buenísimo

24 de junio de 2018, 18:55  
Blogger Silvina Vuckovic ha dicho...

Muchas gracias Mariel, Adela y Flora. Abrazos

13 de agosto de 2018, 21:03  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal