24/6/18

Poema de Claudia Tejeda


    

Sapito

Los niños juegan en la orilla. 
Buscan la piedra fabulosa 
liviana y plana 
la mejor estrategia al arrojarla 
un sablazo horizontal 
los ojos enumerando los rebotes 
contra las callosidades del agua. 
A veces me hundo 
sin acrobacia ni trayectoria 
soy un disparo mineral en el olvido 
aunque prefiero 
ser la mano en el aire 
la que sigue intentando.


© Claudia Tejeda

7 comentarios:

Blogger Adela ha dicho...

Maestra! Beso.

24 de junio de 2018, 16:52  
Anonymous Ivana Szac ha dicho...

Claudia:
Muy bello tu poema! Es maravilloso como de un hecho cotidiano lográs una poética tan profunda y con versos que emocionan. Felicitaciones! Abrazo grande.

24 de junio de 2018, 22:49  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡ Mi Dios!! cuánta belleza en la simplicidad significativa!! susana zazzetti

25 de junio de 2018, 11:58  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Claudia querida
Siempre que te leo, tengo la mágica sensación de viajar a mi propia infancia, pero con los ojos ya maduros.
Tus propia mirada es un racconto viajero que va desde tu memoria hacia la historia de cualquier niño del aire.

Susana Giraudo

29 de junio de 2018, 16:03  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querida Claudia, belleza y sabiduría en la aparente simpleza de este poema. Me encanta el juego entre la primera y la segunda parte, esa forma de ser una misma la piedra con distintas opciones ante un posible naufragio.
Un abrazo
Juany Rojas

29 de junio de 2018, 19:36  
Blogger Adriana ha dicho...

Muy bueno. Gracias. Un abrazo. Adriana Maggio (Dirbi)

30 de junio de 2018, 19:15  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Sos una maestra de todas las temáticas. Te admiro. Griselda Rulfo

8 de julio de 2018, 17:45  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal