20/5/18

Poema de Patricio Foglia



Algunas noches de insomnio, en plena madrugada
caminaba hacia la heladera.
Era chico y también
uno de los más gordos de la escuela.
No tenía muy claro por qué
pero en medio de la noche, abrir la heladera
y dejarme hipnotizar por su luz
me calmaba. Por eso
me siento amigo de los que roban,
de los que se drogan, de todos esos pibes
en la esquina, esperando.

© Patricio Foglia

1 comentarios:

Blogger Adela ha dicho...

Duro y real.

23 de mayo de 2018, 8:31  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal