25/4/18

Poema de Michou Pourtalé



RUBOR

Cuando la lluvia cesa 
me atavío en estremecimiento 
y lloro 
luego llegará cansino el sueño, 
dormito entre un revoltijo de sábanas. 
Desde las dalias del jardín 
un paréntesis lejano vuelve 
vivaz y memorioso 
corre por el entrecruce de mis venas. 
Despierta, suspiro y digo, mi pasión 
jamás dejará de existir, 
nunca ha dejado de existir, 
lo afirma ese rubor 
de añeja consistencia, 
la tensión de la piel erotizada 
por la alquimia de los años. 
Ella se renueva a pesar de los pliegues 
se vuelve sabia y atractiva 
con la vitalidad de una sonrisa. 

En su cestilla de recuerdos, 
una mujer en soledad lo sabe.


© Michou Pourtalé


2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Preciosas tus dalias Gustavo, mi madre las tenía en su jardín, tienen un nombre raro que no recuerdo. Seguro que Rosita, tu madre, las conoce. Me has emocionado. Gracias querido Gus.

25 de abril de 2018, 19:56  
Blogger mariel monente ha dicho...

Michou un inmenso placer es leer. La potencia de tu voz nos trae las imágenes vitales esperanzada. Como enun jardín la belleza se renueva. Precioso.

27 de abril de 2018, 22:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal