15/4/18

Poema de María Lyda Canoso



DESDE FORDLANDIA 

te preguntaba si los árboles carnívoros
me preguntaba si los espejos de
colores

si las cruces cruzadas
por crudos increíbles
quietud extrema
mórbida que
arrastra húmeda

me zumba

-Nada


seringueiro el árbol

no llora leche negra sino una muy gomosa
y bastante clara gota que cae

lágrima
viscosa

dolor de campo concentrado


-Nada pero nada

detrás de esa gota de árbol semen
fabrica
preservativos
que contienen
la multitud que corea a whitman

fuelle de látex henry latón mil nueve treinta ruedas de limusina

rey de la piñata que se estira


-Nada nunca nada.

norteamericanas perillas de las radiocitys y otras frecuencias
órbita de muñecas inflables nadie jamás las vio pero el mundo imagina


-Nada nadie.

dispuesto a desflorar el cuadrado virgen
de foresta fordlandia que en la memoria de unos pocos reproducirá ad infinitum
la vida en Detroit

-Nadie nada, Amazonía.

en la foresta una pista de baile sillones dentistas porches con sillón de viena cine a pura película de amor

-Nada de lo que aporte importa.

guantes para operaciones
de la bolsa
bolsa de la diálisis
de famoso gourmet
análisis financiero
de ruleta rusa


empleados de rígidos horarios
estampados en la frente

rectangular sello
de goma y tinta
negra negra negra

simulacro de ciudad pujante

más allá de la décima cuadra la foresta trabaja borra con matas salvajes todo intento de domesticación

-Amazonía.

incierta certeza jamás revelada
vivir en libertad

la marquesina estalla al viento
estrellas
que nadie
ve

-Nada.


© María Lyda Canoso

5 comentarios:

Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

Tan reconocible y único tu verso. Me recuerda cuando acostaba a los 5 años una muñeca y me decía por qué cierra los ojos si se acuesta, no siempre estoy con los ojos cerrados yo. El paso siguiente fue, para mi desgracia, hundirle los ojos a la muñeca!!! Ay que caro pagamos a veces esa necesidad de saber de qué están hechas las cosas, cómo son y por qué. Verlas pasar, mientras pasamos convierte tu actividad como un poetizar dejándote tocar por objetos, paisajes mientras te preguntás de qué están hechos, poeta, niña curiosa.

17 de abril de 2018, 15:18  
Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

tienen rayos X esos ojos celestes, preguntando de que cosa estáa hecho el mundo que va pasando.
Un abrazo Marily
clelia Bercovich

17 de abril de 2018, 15:22  
Blogger Marily Canoso ha dicho...


Querida Cle!!!!!!!!

22 de abril de 2018, 23:54  
Blogger mariel monente ha dicho...

Marily tan intensa tu palabra perfora el paisaje, perfora el objeto y tambien perfora la palabra. Adoro que no tengas compasión y el poema haga su trabajo. Me encanta leerte!

24 de abril de 2018, 23:27  
Anonymous Pauli ha dicho...

Me gustó leerte, tenés un estilo muy original.

25 de abril de 2018, 11:43  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal