22/3/18

Poema de Norberto Barleand



La Radio  en blanco y negro

Reconocimiento  a los compañeros de La 2 x4
Por los sueños compartidos .
por la luz del  espacio Bien  de Tango

La radio de mi infancia tenía sonido dos por cuatro La Radio de mi infancia
voces de tango al mediodía,
hollín y aromas ,
la higuera donde subí las  ilusiones.

La casa vieja ,
aquel pasillo de novias  en el encanto de sus ojos quietos.
Esa radio llegaba con ecos de luna y madrugada ,
Olor a barrio,
herrumbe, carnaval, delirio,
la mariposa que colgué en tu ventana
con las nubes del amor que hoy ,
no recuerdo.
Agitan la memoria  tanta senda en los fogones,
las huellas que oscurecieron el alba
y los sueños a contraluz del tiempo .
Debió ser  de baldío o poesía ,
la esquina del gallego , sus guirnaldas,
el beso que anocheció en tu boca.

Qué sucedía a esa hora  del mantel ,
la silla de la abuela ,
mi madre en el portón por si llegaba.

La radio pasó a la vitrina  acosada por vientos modernistas,
Los cometas de Bill Halley, Presley, Los Plateros
Pinky, Piluso en bicicleta
Los Beatles con música de paz y lágrimas
Y Palito ,  Jhony , Chico , Violeta
Dictaduras de enmohecida sombra
y dolorido llanto 

Fui adolescente en blanco y negro
creciendo entre luchas , naufragios y bohemia.

Con los hijos de la sangre y
otros hijos parpadeando   espejos de la vida .

Los duendes se llevaron a mi padre
a disfrutar la  dignidad de su  ternura

Nada Quedó de  aquel paisaje
Después , fue  terror con jinetas cobardes,
a paso redoblado , la muerte y los verdugos.

El color despuntó con Las Malvinas ,
en el crucero donde hundieron otros sueños,
pentagramas , pelo largo y  libertad

La radio volvió    a las moradas de mi patria chica
con  renovadas  partituras de  canto endulzado ,
la grieta infinita del surco  que perdura .
Ahora que repaso en  silencio ,
el vértigo ,  los días,
regreso con caricias de huecos y murmullos,
Marea, estambre, grito.
Abrazo  somnoliento en éste cuarto,
los libros que  observan  mi rostro desteñido,
Las ojeras clandestinas de la noche
señalan que ya,           es muy tarde.
Prendo la radio
una voz en la intemperie , Interroga.
Donde te encuentras , quien eres?
Estoy aquí, soy el que fui
Tal vez    
Sin darme cuenta

                      
© Norberto Barleand

6 comentarios:

Blogger Gladys Cepeda ha dicho...

Un hermoso homenaje a la radio y un gran final en el poema Saludo al gran Norberto

24 de marzo de 2018, 17:30  
Blogger Adriana ha dicho...

Muy bueno. Nostalgia, homenaje y bellas imágenes para expresarlos. Un abrazo. Adriana Maggio (Dirbi)

24 de marzo de 2018, 17:53  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Norberto gracias por esta hermosísima elegia a la Radio.
Michou Pourtalé.

24 de marzo de 2018, 21:01  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Es que la radio tiene magia!!

25 de marzo de 2018, 1:08  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Tu poema es un tango en la sintonía de mi radio. Genial!

Besosssss

25 de marzo de 2018, 16:48  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Qué lindos recuerdos y qué buen poema.
Un abrazo.
Betty Badaui

2 de abril de 2018, 20:48  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal