22/3/18

Poema de Marta Comelli




LOS AJENOS

Cercano a las cruces blancas
detiene el paso.
Débil su figura
enfrenta con silencio de infante
todo el espacio de esas cruces 
que van y van   en armónicas hileras
hasta donde no alcanza la mirada.
Se arrodilla,
baja lento su pequeña cabeza. Es la hora.
Reza.
Su plegaria silenciosa lo acerca al padre,
lo aleja del fuego,
de las miserias escabrosas de esta guerra infinita, que no entiende.

Tiene sólo doce años. Y es Alepo. Y es Guta.

El camino es blanco,
ningún ojo rojo puede descifrarlo.



© Marta Comelli

7 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

conmovedor. duelen tantas cruces como si fueran la primera. ¡ y esa edad!! abrazos. susana zazzetti.

22 de marzo de 2018, 11:09  
Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

Buen poema, Marta Comelli.


R.
www.revagliatti.com

23 de marzo de 2018, 18:52  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

La muerte siempre genera desamparo. A toda edad.

25 de marzo de 2018, 1:09  
Blogger Liliana ha dicho...



Ya lo sabés, leerte es un placer, escucharte cada tanto un placer y este estar en cualquier dolor del mundo.

Besos amiga.

Lily Chavez

26 de marzo de 2018, 10:34  
Blogger Anamaria Mayol ha dicho...

Muy con_ movedor y bello Abrazos

28 de marzo de 2018, 16:24  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La guerra, el desamparo de los niños y ese camino de cruces que conducen a la oración es una realidad dicha de una forma que llega hondo.
Un abrazo.
Betty Badaui

2 de abril de 2018, 20:45  
Blogger claudia tejeda ha dicho...

Tremendo, Marta. Conmovedor.
Gracias.

Un abrazo!

4 de abril de 2018, 21:21  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal