28/2/18

Texto de Leonardo Vinci





No era suficiente tristeza, ni tan antigua o violenta; más bien que la tristeza no suele ser violenta en apariencia. La madrugada ascendía húmeda, como apretada en la sordera del deseo, dentro de un mundo desquiciado y ajeno. Y tampoco era el rechinar lejano de bicicletas rumbo a las fábricas. Era la mañana repitiéndose toda y sin remedio, acaso ebria de oscuridad y escalones partidos. Gritaba el hambre sus remolinos, congelaba sus pies en la vereda; cuatro pisadas grandes, dos pequeñas. Junto a un perro, una valija y solapas de cartón, un paredón entrado en años era la resaca de las luces alcohólicas de la noche urbana; lejos, muy lejos del crujiente bastión de lodo y puerto.

© Leonardo Vinci

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola Leonardo: logradísimo cuadro que nos llega por fuera y por dentro, por momentos me recuerda a las sensaciones que describe Roberto Arlt.Lo cotidiano,doloroso y tierno: "el hambre" con "sus remolinos", "cuatro pisadas grandes dos pequeñas", "un perro, una valija y solapas de cartón". Tu poesía nos grita un pantallazo de "tristeza", que muestra "un mundo desquiciado y ajeno". Me conmovió por verdadero,, por ese "repitiéndose todo y sin remedio". Logradísimo Irene Marks

5 de marzo de 2018, 8:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

sensible relato, me gusta nucho.

clelia BERCOVICH

5 de marzo de 2018, 22:33  
Blogger Pato Berho ha dicho...

siempre es tan grato leerte, gracias poeta, me voy cargada de imágenes y sensaciones.

11 de marzo de 2018, 23:09  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal