18/8/17

Poema de Hugo Francisco Rivella



Pedro me ha negado como una rosa oscura.
Niega la sed, la piedra, el olivo y la fuente,
a Lázaro en la boca de su muerte y los dedos.

¿Dónde están las monedas que Judas ha escondido?
¿Las burlas del soldado? 
¿El látigo en mi espalda?
¿Dónde estás Padre mío? ¿La niebla de tu voz?
¿Mi nombre condenado?
¿Qué sabe el descreído de la sed y el desierto?
¿Del reino de los cielos cuando cruje en la tierra?
¿Qué culpas tiene el niño que apedrea mariposas y destierra en los sapos su música nocturna?
¿Qué sabe la mujer que en la red del avaro desgajó sus vestidos y quedó desnuda?
¿Qué sabe la serpiente de las ruinas del alma y el espejo en el aire que destruyó a la tierra?

¿A quién perdono,
Padre,
si no encuentro culpables?


© Hugo Francisco Rivella

7 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello, bellísimo, profundo, te perdono la exclusión , no soy creyente, pero como si lo fuera, estoy en tu lista.

Clelia Bercovich

19 de agosto de 2017, 2:01  
Blogger Adriana ha dicho...

Me encantó tu texto. Tiene imágenes bellas y originales. Muchas gracias. Un abrazo. Adriana Maggio (Dirbi)

19 de agosto de 2017, 10:30  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bellísimo, Hugo. Un abrazo.

Tana Pasquini

20 de agosto de 2017, 17:14  
Blogger LIDIA CARRIZO ha dicho...

COMO SIEMPRE UN PLACER!...
LIDIACC.

20 de agosto de 2017, 23:23  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Muy bueno! Abrazo, Inés.

22 de agosto de 2017, 12:14  
Blogger Patricia Corrales ha dicho...

Me encanto muchas gracias por su poesía
Patricia Corrales

22 de agosto de 2017, 12:36  
Blogger Leonor Mauvecin ha dicho...

Excelente amigo , excelente

26 de agosto de 2017, 18:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal