11/7/17

Poema de Carlos Alberto Roldán


lee
no entiendo qué le pasa al texto
cuando sus ojos celestes se deslizan como una tiza de luz

antes ha apoyado su vista en la ventana, cuya cortina se ha corrido
para que el sol entre sin retiscencias

habría árboles y pájaros
música en el aire
oro de la tarde de invierno
una última hoja de la acacia que un fanático intentó mutilar

lee

y no sé cómo escucho al mar contra el acantilado
la montaña se abre sobre el pueblo entero
llueve y tras de una colina está radiante la Bahía de Guanabara nocturna

lee

y ahora sus ojos miran asombrados mi mirada detenida

sonrío y evito las palabras:
nada detenga su disparo de luz al mundo


© Carlos Alberto Roldán

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Bella poeticidad, profunda y etérea.
Graciela Licciardi

11 de julio de 2017, 17:39  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Me atrapó desde el comienzo al final la belleza de este poema.
Un abrazo
Betty

14 de julio de 2017, 14:49  
Blogger Carlos Alberto Roldán ha dicho...

Gracias por perdonar mi falta de ortografía. La tengo con esa palabreja y siempre la reitero así.

22 de julio de 2017, 17:08  
Blogger Anamaria Mayol ha dicho...

Bello como ese disparo de luz Gracias Abrazos

31 de julio de 2017, 6:52  
Blogger Carlos Alberto Roldán ha dicho...

No te lo creo, pero si puedo darte un abrazo por tanta generosidad en tu juicio.

carlos

1 de agosto de 2017, 23:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal