11/7/17

Poema de Alejandro Méndez Casariego




La luz del mundo

Se abría la luz del mundo
el latido en sordina de las cosas
que empezaban a ser
el fluir de la sangre entre los ojos
la aspereza del aire
la semilla de la voluntad que se abría paso
entre lo incomprensible
sin otra referencia que una mano
limpiándome la frente
Y entonces, como un río que desborda
el saber
el reconocimiento
los objetos. Pura apariencia.
Todo está aquí como ese día
no ha cambiado
mi comprensión del mundo
aún me muevo a tientas
sigo intuyendo, revelando de a poco
interpretando indicios en la bruma.
Todavía me desplazo entre los hechos
desnudo y germinal
como al principio. 


© Alejandro Méndez Casariego

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Original...con incertidumbres y con muchas imágenes certeras.
Graciela Licciardi

11 de julio de 2017, 17:32  
Anonymous Estela Porta ha dicho...

Hermoso el fluir de la existencia, excelente cierre del poema!!!

12 de julio de 2017, 1:15  
Anonymous Anónimo ha dicho...

desazón, dudas,certezas reveladas de a poco. maravilloso tu poema. susana zazzetti.

12 de julio de 2017, 14:23  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Hermoso poema, así es la vida,siempre incertidumbres y aprendizaje, tan ricamente expresado.
Un abrazo
Betty

14 de julio de 2017, 14:35  
Anonymous Carmen Barrionuevo ha dicho...

todos los días se nos revela la vida. Todos los días aprendemos. Hermoso poema.

23 de julio de 2017, 15:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal