20/6/17

Poema de María Paula Alzugaray


“Sobre todo, no cometas esta falta:
no digas que tu oído te ha engañado
o aquello no era más que un sueño”.
Konstantinos Petrou Kavafis 

En eso que ahí fue claro

             a Mario Castells 

Recordas Mario
que te paseaba en una camioneta
por esas curvas de junio

que yo llevaba un sombrero gracioso para vos
y que nos reíamos, erizos de sol
trillando la ruta doce
y que avanzamos embobados
en esa instancia
que allí fue verdadera
y exageradamente revelada.

Recordas que me convenciste de cruzar desde Corrientes al Paraguay
que acepté cediendo mi terquedad.
Podes recordar Mario, el olor a aceite quemado
las masitas en la guantera
ese calor tolerable con Los Palmeras
los pomelos arracimados que robamos,
nuestra simetría en relación a las pieles, a la siesta?

Florecíamos en el bienestar de esa dimensión
sin comprenderla aun
pero seguramente.

¿O nada hay de lo que soñamos Mario?



© María Paula Alzugaray

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

El ejercicio de la memoria no es sin consecuencias; el poema da fe. Gracias María Paula!!
Raquel Jaduszliwer

20 de junio de 2017, 22:06  
Blogger VALERIA PARISO ha dicho...

Precioso, Paula.

21 de junio de 2017, 9:36  
Blogger Leny Pereiro ha dicho...

De una forma casi mágica me sentí identificada en este poema... No es la misma memoria, ni los mismos recuerdos. Es la esencia... Realmente precioso... Gracias! Un beso!

11 de julio de 2017, 21:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal