20/6/17

Patricio Foglia


Nunca vi a mis padres darse un beso
ni tuve un hermano que me explicara
cómo eran las cosas. Cuando tenía ocho años,
ellos se separaron
y como parte de la división, mi madre
me llevó con ella al departamento de mis abuelos.
Era el departamento más chico del mundo
una pecera para hámsters,
rectangular y transparente, una cocina,
el living, un baño y el cuarto.



© Patricio Foglia

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

UN POEMA QUE RECUERDA DOLOR DE INFANCIA !!!! UN ABRAZO MARIA LUISA MARQUEZ

20 de junio de 2017, 21:17  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

UN POEMA QUE RECUERDA LA INFANCIA CCON DOLOR , UN ABRAZO MARIA LUISA MARQUEZ

20 de junio de 2017, 21:18  
Anonymous Anónimo ha dicho...

También las maneras del poema son chiquitas y transparentes, pero de que alta densidad todo lo que lo atraviesa.
Gracias Patricio, un abrazo
Raquel Jaduszliwer

20 de junio de 2017, 22:12  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Esa tristeza del niño se ha convertido en experiencia de vida rica en palabras para poder contarla con belleza.
Un abrazo
Betty

26 de junio de 2017, 21:42  
Blogger MARIA ALICIA Gomez ha dicho...

interpreto un pedido de auxilio en el significado de la vida.Tal vez nunca se deje de pertenecer a eso que nos sostiene con el ayer, pero es obligación humana el crecer...

3 de julio de 2017, 23:49  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal