12/4/17

Poema de Cristina Gauta


Mueren luciérnagas en cada parpadeo
de aquellos ojos que fueron océano
y hoy son espejos
de un estanque vacío.

Colmillos de lobo deshicieron las trenzas
tiñó de rojo el vientre y el barro
ungió la infancia
con corona de espinas.

Ya no hay manos meciendo la cuna
son anzuelos que descorren la máscara
entonan las nanas
y se golpean el pecho.
Mueren luciérnagas
en un reino de ciegos.


© Cristina Gauta

3 comentarios:

Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Hay quietud y desamparo , un abazo de María Luisa Márquez

14 de abril de 2017, 0:28  
Blogger silvia l Loustau ha dicho...

Mueren luciernas/ en un reino de ciegos...una naravilla


Silvia Loustau

14 de abril de 2017, 17:33  
Blogger claudia tejeda ha dicho...

grandioso ese final, Cris! Un ojo certero.
un beso

claudia

17 de abril de 2017, 18:58  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal