12/3/17

Poema de Sandra Pien



RESPIRACIÓN

Me asombra todavía el viejo patio adamantino
negro sobre blanco y apenas un verde de bosques
y los opuestos la energía y la paciencia
y las señales que deslumbran
en la tímida plegaria
que besa la noche y canta al conjurar el miedo.

Allí correteando y sin darme cuenta
aprendí la dignidad la rebeldía
los significados de las voces
y los sueños pendientes de ser soñados.

Leía y escribía que el caos está dentro del cosmos
que cada lengua es un matiz
que no existe el hombre sin lenguaje
y no hay lenguaje sin el hombre
que todo habla de uno
y todo nos habla
que saber nos hace responsables
y que las lenguas devastadas por la dominación
y el universo
mueren lentamente.
Leía que dicen que ser es tener
y tener es pertenecer
porque el verbo expresa el devenir
y el hombre hace a la lengua
y la lengua hace al hombre.

Allí en aquella curvilínea estría de tensión inmóvil
en la incertidumbre permanente
de cuando las primeras palabras fueron
yo leía a Cocteau que decía que el poeta
es una mentira que dice siempre la verdad
yo leía a Gamoneda que decía que
la belleza no es un lugar donde van a parar los cobardes
yo leía a Sacks que decía que
la memoria es un palimpsesto.

En la eternidad de este instante de atardecer deshuesado
entre el comienzo de la oscuridad y los destellos
en rincones inesperados de materia prima
el poema sigue respirándome en la nuca
dialogándome en la memoria.


© Sandra Pien

3 comentarios:

Blogger Olga Liliana Reinoso ha dicho...

Frondosas imágenes.

14 de marzo de 2017, 11:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy buenos versos, condensación, imágenes y dinamismo
Graciela Licciardi

18 de marzo de 2017, 16:04  
Blogger Salomão Rovedo ha dicho...

Belíssimo poema de Sandra Pien.

26 de marzo de 2017, 21:39  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal