24/3/17

Poema de Estela Barrenechea


El revés del silencio

“Nace de nadie el ritmo, lo echan desnudo y llorando
como el mar; lo mecen las estrellas, se adelgaza
para pasar por el latido precioso
de la sangre, fluye, fulgura… ”                                                                                                                  
Gonzalo Rojas


Si tu voz sale
que desborde abierta,
que sea como un latido azul
asistido por el cielo. 

Aún hay tiempo para las aguas
de la piedra.
Ellas se pueden beber. Vale la pena
derramarlas en el cántaro.
Desechemos el detritus
que yace al fondo del torrente.
Ahora están la luz y el azar.

No sé como decirte,
de que modo,
con qué frases (a veces ridículas)
lo mucho que quiero la insistencia del aire,
y el mar turbulento en las arterias.
Por cosas tales 
todo gira y repite diferente.


© Estela Barrenechea

2 comentarios:

Blogger Adriana ha dicho...

Me encantó este poema: tiene fuerza y bellas y originales imágenes. Gracias. Un beso. Adriana Maggio (Dirbi)

24 de marzo de 2017, 15:59  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Sorbille dijo...
Genial poema, Estela! Un abrazo

16 de abril de 2017, 22:30  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal