22/3/17

Poema de María Marta Donnet


Costuras

Acomodó sus nalgas sobre varios siglos. Después de mojar 
el hilo con la lengua hizo el nudo de los años. Manos austeras blancas 
ocultaron lo que no debe saberse y cosieron hacia adelante. El punto 
atrás había quedado dibujado sobre su vientre como una línea parda 
un surco de desvelos en los campos en la tierra que duerme 
entre el día y la noche. Sobre su pecho 
el punto cruz escondió las espinas detrás de la lluvia y zurció 
sus pezones con hojas de parra y de añejas uvas.

Era el alba de la vida.

Amerizaban gacelas en la fe uniendo granos de maíz 
a modo de collares en el cuello recién hilvanado. La esperanza 
guiaba manadas de gladiolos bordados en los huesos en la carne. 
Recién paridos los pecados se ocultaban detrás de los ojos 
inventados por la miseria. Y no se dolieron en la anciana que cosía 
acorralada casi por la mezquina eternidad de un ruego. 
Ella siguió zurciendo entre ánimas que arrugaban los trajes 
los vestidos nuevos y que mordían el hilo cortando las puntadas 
pequeñas. Y entonces sacudiendo sus piernas se levantó y guardó los siglos 
en un bolsillo. Las polillas hicieron el resto.


©  María Marta Donnet



5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

muy buen poema!!!1


abrazo amiga

maria del mar

23 de marzo de 2017, 11:33  
Anonymous María Marta ha dicho...

Gracias muchas gracias María del Mar !! Te mando un abrazo enorme !!!

23 de marzo de 2017, 12:57  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Tremendo!! Qué imagen ese resto de polillas!!

Besoss

25 de marzo de 2017, 18:47  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

muy conmovedor era el alba de la vida , genia
un abrazo de Maria Luisa Marquez

26 de marzo de 2017, 20:56  
Blogger Pato Berho ha dicho...

Cuantas imágenes, bordadas y cocidas,olvidos,penas y lo lamentable, no haberse atrevido. Gracias ,conmovedor.

9 de abril de 2017, 17:55  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal