11/2/17

Poema de Clelia Bercovich


SOBRE CERTEZAS

Nadie ignora la prescindencia de los paraguas,  la fragilidad de las violetas
o la falta de abrigo de los semáforos.
Ella iba colgada  de certezas delirantes.
Consideraba innecesario
clavar los tacos en las baldosas.
 Dejar huellas para  encontrar   el  lugar
 donde  están  los que sonríen
Creía,  con fervor casi religioso,
 que  él    no bajaría el cordón de la vereda
Que eludiría el precipicio  después de haber respondido
 las  Preguntas
Suponía tener el  raro privilegio

de cambiar la suerte.


© Clelia Bercovich

7 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...



Certezas delirantes: me parece que son las que nos salvan el día a día.
Buenísimo poema, Clelia.

Un abrazo,

Alicia Márquez

11 de febrero de 2017, 18:43  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Este poema tuyo deja huellas.... querida poeta
Graciela Licciardi

11 de febrero de 2017, 19:26  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Todos tenemos ese delirante intento de cambiar la suerte. Muy bueno Un abrazo Graciela Barbero

11 de febrero de 2017, 19:59  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Una energía maravillosa, que hace del poema un canto. maravilloso!!

12 de febrero de 2017, 12:37  
Anonymous Anónimo ha dicho...

me atrapó este " raro privilegio" del contenido!!susana zazzetti.

13 de febrero de 2017, 14:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

ay de nosotros, qué sería de nuestras vidas sin esa posibilidad de ironizar con piedad acerca de esa propensión a ilusionarnos, una y otra vez. Y que bien que lo sabés hacer Cle con tu decir poético. Gracias!!
Raquel Jaduszliwer

18 de febrero de 2017, 12:23  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy buen poema que fluye en su originalidad como la lluvia y uno siente que no le va a pasar."certeza delirante"
Los tiempos verbales colaboran en el resbaladizo suelo de esta escritura. Beso inmenso.Isabel Llorca Bosco

23 de febrero de 2017, 23:43  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal