4/1/17

Poema de Isabel Llorca Bosco


SIN CONCESIONES

Si al menos algunas naranjas sin semillas,
por descuido, retuvieran una;
si el trébol recién cortado no hubiese cubierto cabalmente
el parque de tus primeras vacaciones
y en dos lotes vecinos se hubieran levantado casas
y no bosques.
Si algún error hubiese dejado que las nucas
de los hombres de tu infancia no fueran
sedosas como césped, y fragantes,
no serías hoy tan obsesiva.

Sabedora de los muros de tus limitaciones,
hacías solo lo que te gustaba,
pero una culpa raquítica apoyó las patas de su silla
sobre tu máquina que late
y surgió, increíble, tu egoísmo
por vivir sana y respirar mejor.
Si antes  te confesabas hasta los sueños
y no veías a los otros,
como otra María Antonieta
desdichada e inconsciente,
ya  aflojarás un poco la censura 
—cineasta del soñar en lo oscuro—
y cerrarás el surtidor que te compensaba
en los abrumadores días de sufrimiento y de verano.

Has inhabilitado lo que quedaba de tus justificaciones,
aunque fuesen justas,
para que el cambio fuera posible,
sin tensarte por la prolijidad en la obsesión.
Y hoy sigas mojando la pluma (la recóndita, que nunca usaste)
en el viejo tintero tallado:
porque una manchita
no hace la noche.
                               

© Isabel Llorca Bosco

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

¡ qué lección de vida, isa! todo el conjunto de versos bella y estratégicamente secuenciados con maestria, pero el final...¡ perfecto.!! susana zazzetti

4 de enero de 2017, 21:23  
Anonymous Anónimo ha dicho...


cómo evitar caer en la manchita, hacer que ya nomás, que es posible escpar de tanta marca, ah pero nos vuelves los pasos hacia atrás... y escribimos a manera de confesión.
Gracias
bello el asunto de tu poema
Con admiración
Walter

5 de enero de 2017, 19:30  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Muy buenooooooooooooo

5 de enero de 2017, 23:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"...porque una manchita no hace la noche" Me gustó mucho Isa!! Besos Dolores Pombo

7 de enero de 2017, 18:47  
Blogger Liliana ha dicho...


porque una manchita no hace la noche. Después de leer este final volví a concentrarme en una nueva lectura del poema, lo tuyo siempre trae un sinfin de cosas para preguntarse, y las palabras son llevadas a la propia vida y es enriquecedor. Felicitaciones.

Feliz 2017 Isa.


Lily Chavez

7 de enero de 2017, 19:22  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal