4/1/17

Poema de Jorge L. Carranza




TREINTA Y NUEVE GRADOS 

La gripe trae
oleadas de fiebre .

La lámpara se llena de bruma.

Solo se escuchan
los ruidos en la caldera,
allí abajo.

Todo es dentro,
flotación,
extrañamiento.

El cuadro se agrava
y mucho
si el paciente
padece de poesía.

Si fue colonizado por ella
y  le  entregó
hace tiempo
mansamente
una a una
todas sus fronteras.

En esos días
su exilio del mundo
en el mundo
se ensancha.

Es casi como un mar.


© Jorge L. Carranza

6 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Cuánta belleza trajo esa gripe!!

5 de enero de 2017, 23:11  
Blogger Liliana ha dicho...



Jorge, qué decir, sos un poeta que admiro y tu poesía es un colibrí recorriendo las flores del adentro. Feliz 2017

Lily Chavez

7 de enero de 2017, 19:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Contágieme esa gripe!
Hermosos esos 39 grados sanadores.
Un abrazo.
Un placer leerte siempre.

claudia tejeda

9 de enero de 2017, 17:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Qué interesante modo de expresar la captura que produce la poesía!Entregarle mansamente nuestras fronteras. Afortunadamente de ese mar se puede volver al mundo para decir bellamente qué nos sucede en ese exilio.
Me gustó mucho!

Un abrazo

Amalia Zacoutegui

13 de enero de 2017, 18:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy bello Jorge, gracias por compartirlo! MARÍA CRISTINA DI LERNIA

17 de enero de 2017, 13:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias por sus palabras poetas. En esta vida paralela al mundo que vivimos los que hemos sido tomados por la poesía, las palabras de otros poetas ayudan a seguir. Un abrazo.

19 de enero de 2017, 16:43  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal