30/12/16

Poema de Eugenia Cabral




LA HERMANA mayor comenta
el prodigioso tamaño del pene del amante
que circuló entre varias amigas.
Espantosamente grande. Era para varias.

La mujer sentada al extremo de la mesa
(cuando la niña huye hacia el fondo de la casa)
se coloca el índice sobre los labios
en señal de silencio.


© Eugenia Cabral

1 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

En todos lados se cuecen habas.
Muy bueno!!

3 de enero de 2017, 11:52  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal