7/12/16

Poema de Alejandro Mendez Casariego


El Enemigo 

Este hogar fue arrasado algunas veces
y otras tantas  lo hemos reconstruido.
Era la guerra: el  enemigo era real y mensurable,
nos dejaba su nombre, para que no olvidáramos.

En tales ocasiones te vi inclinado
como en reverencia ante alguien importante
tratando de unir los pedazos del cuenco del té
con devoción untuosa.
El vapor de la infusión derramada subía
desde las esterillas desgarradas, los jirones
del papel de la pared
se abrían como pétalos hacia el cielo en llamas.

Algo terrible pero hermoso
Sobrevivía   en aquella destrucción

Amé a aquel hombre que cuidaba su hogar.

Entonces vino la paz, y recordé las palabras de mi madre
“ No hay paz para el guerrero, solo sombras”
Así fue que este hogar fue profanado, con el tiempo
por enemigos invisibles
que se escondían  tras los biombos
susurrando los misterios del mal
con voz tan dulce, que llegaste a creerles
como le creías a las máscaras airadas de demonios
clavadas en los muros, a los duendes
tallados en marfil, y a tu perfecta colección
de bushis, alineados y alertas
sobre el altar de los antepasados.

Este enemigo sopló venenos intangibles
que me inoculaste en cada gesto
hasta que fuimos cenizas sin memoria
y ningún nombre quedó entre aquellas ruinas
para poderlo recordar.

O tal vez solo el tuyo, que también olvidé.


© Alejandro Mendez Casariego

12 comentarios:

Blogger Gustavo Tisocco ha dicho...

Bienvenido Alejandro a este sitio que pretende difundir a poetas contemporáneos, mes a mes serás publicado. Un abz Gus.

7 de diciembre de 2016, 19:37  
Anonymous Alejandro Mendez C. ha dicho...

Gracias Gus. Quedé muy admirado por la foto con que acompañaste al poema. Es exactamente la imagen gráfica que hubiera imaginado.

7 de diciembre de 2016, 19:50  
Anonymous Anónimo ha dicho...

tantas veces leído este poema, tantas veces me emocionó, todo una vida en su contenido. una maravilla el final.inesperado.. susana zazzetti

7 de diciembre de 2016, 20:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermoso poema!!!
flora levi

8 de diciembre de 2016, 8:27  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Muy hermoso poema: la cadencia los versos, las imágenes y lo que se dice son como ese otro invisible enemigo, veneno que se va inoculando peor que el de la guerra. Hermoso. Hermoso. Gracias, Inés Legarreta.

8 de diciembre de 2016, 9:59  
Blogger Gastón Sequeira ha dicho...

Muy buen poema, amigo. Bienvenido.Un abrazo. Gastón Sequeira

9 de diciembre de 2016, 8:30  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bienvenida y felicitaciones.
Anahí Duzevich Bezoz

10 de diciembre de 2016, 13:38  
Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

Muchísimo me complace leer tu poema y así reencontrarte, Alejandro. Te mando un abrazo.


Rolando
*

10 de diciembre de 2016, 16:49  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Ganar la paz puede ser más difícil que ganar la guerra. Muy bueno tu poema, Alejandro. Felicitaciones y un fuerte abrazo de bienvenida
María Rosa León

10 de diciembre de 2016, 17:38  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Bienvenido al lugar de los poetas que se expresan, un abrazo María Luisa Márquez

10 de diciembre de 2016, 17:46  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Ambas cosas: foto y poema, muy bellos desde la tristeza!

Besosssss

11 de diciembre de 2016, 14:37  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Muy buen poema, con un imagen final que sorprende.
Bienvenido y un abrazo Ana Romano

18 de diciembre de 2016, 12:36  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal